Portada

Biografía

Libros

Publicaciones

Videos

Noticias

La Religión

Las leyendas

Santa Eufrosina

Las Brujas

ARTE VISORIA

En las palabras del propio Julio Caro Baroja, «varios y muy distintos temas son los que aquí se tocan, tomando el arte como un órgano de conocimiento tan importante como la ciencia, porque nos ilumina de modo fabuloso el mundo de las ideas, creencias y costumbres de los hombres». Estas reflexiones se agrupan en tres partes : en la primera, Caro nos da una amplia visión teórica acerca de la expresión plástica ; en la segunda, habla del paisaje y la arquitectura, y del paisaje romántico español, en la tercera, aborda asuntos artísticos varios (los belenes, la caricatura, el costumbrismo) «desde el punto de vista de un etnógrafo modesto», pero, aunque modesto, «el que contempla a las obras de arte (…) observa a veces cosas que acaso ni al artista mismo ni al crítico le interesan demasiado, o que incluso desprecian».


NOTICIAS

03/12/2005


Viaje a la memoria de Julio Caro Baroja
El Centro Conde Duque de Madrid le rinde homenaje, a los 10 años de su muerte, con una exposición que arroja luz sobre su vida y obra

MADRID.- Diez años después de su muerte, Madrid recuerda a Julio Caro Baroja (Madrid, 1914 - Vera de Bidasoa, 1995) con una recoleta y polifacética exposición en la que se han reunido más de 200 piezas, muchas de ellas inéditas, entre pinturas, dibujos, fotografías, objetos, documentos, cartas o libros que dan fe de la multitud de registros y facetas que cultivó este sabio de la cultura que destacó por sus investigaciones en la etnografía y la historia de los pueblos de España. La muestra, organizada por la Sociedad Estatal de Conmemoraciones Culturales (SECC), se completa con dos audiovisules: una película etnográfica dirigida por el propio Julio Caro Baroja (Navarra. Las cuatro estaciones) y una entrevista que Joaquín Soler Serrano le hizo para su programa televisivo A fondo en 1976.

La exposición, que estará abierta al público hasta el próximo 15 de enero en el Centro Conde Duque de Madrid, permite explorar la vida y la obra de este intelectual vasco, sobrino de Pío Baroja, enraizado en la tradición intelectual de la Institución Libre de Enseñanza, a través de cuatro apartados fundamentales.

En la parte más biográfica de La vida de Julio Caro Baroja aparecen varias fotografías familiares, en las que se le puede ver rodeado de sus hermanos, padres, tíos y abuelos, unas veces en su casa familiar de Vera de Bidasoa y otras en el Madrid de su niñez.Por ejemplo, es la primera vez que se puede ver a todos los Baroja en la huerta familiar en 1917 o a Julio Caro Baroja vestido de comunión o tocando el chistu en 1921. Junto a las imágenes, se pueden observar retratos al óleo de Pío, Carmen y Ricardo Baroja, así como dibujos de infancia de don Julio, como las secuencias tituladas Los niños rusos pasan mucha hambre o Las viejas jugando a las cartas, en las que ya se ve con nitidez su capacidad creativa, irónica y observadora.

En esta primera parte, el visitante puede encontrar también instantáneas, documentos y correspondencia de José Miguel de Barandiarán, Telesforo de Aranzadi, Miguel de Unamuno, Azorín, Ramón María del Valle-Inclán, José Ortega y Gasset, Walter Starkie y Camilo José Cela, entre otros. Aquí se inserta la fotografía que recuerda su ingreso en la Real Academia de la Historia en 1963, o su entrada en la Real Academia Española, en 1986. Junto a ellas, se puede ver un curioso dibujo que lleva por título Lo que falta en la Academia: vino, canciones y mujeres.

Tras elogiar la capacidad crítica del autor de Las brujas y su mundo, el presidente de la SECC, José García Velasco, consideraba ayer que la recuperación de la figura de Julio Caro Baroja es, en este momento histórico, «muy oportuna por su tolerancia, su visión de una España plural, su amor al conocimiento, su falta de prejuicios...».

Un segundo apartado de la exposición se detiene en El estudio de la vida tradicional española, uno de sus principales campos de investigación. Aquí se observan libros, maquetas, fotografías, dibujos y estampas, junto a numerosos apuntes etnográficos, muchos de ellos expuestos al público por primera vez.

Durante mucho tiempo, a Julio Caro Baroja se le consideró un raro que no encajaba ni en el mundo académico ni en el político, y todavía hoy padece esa condición de único que no encaja. Es lo que afirman sus sobrinos Carmen y Pío, que han contribuido, junto con Joaquín Alvarez Barrientos, a hacer posible esta exposición.«Hemos querido poner de relieve», afirman, «tanto los aspectos ortodoxos y canónicos de su actividad intelectual, como aquellos otros que quizá explican la dificultad que muchos tienen para situar a Caro Baroja en el panorama intelectual español. Lo que ocurre es que la independencia, la honestidad y la originalidad no son fácilmente aceptadas».

En la tercera parte de la exposición, titulada Estudios de la Historia de España, se profundiza y se recogen reflexiones del intelectual sobre diferentes aspectos de la Historia de nuestro país, desde cuestiones antropológicas a temas sociales y culturales.El interés de Caro Baroja por la Historia queda patente al observar los títulos de algunos de sus libros: Los pueblos de España: ensayo de etnología, Las falsificaciones de la Historia en relación con la de España, Los judíos del reino de Granada o Razas, pueblos y linajes, entre otros.

El último apartado de la muestra, Marginalia, reúne diversos objetos y piezas de distinta procedencia propiedad de la familia Caro Baroja. Aquí están, por ejemplo, un Autorretrato (1975), un dibujo de El Concilio antes de Juan XXIII o un belén que fue comprando desde niño con el dinero que le daba su abuela.

Pío Caro Baroja, que une a su condición de hermano la de comisario de esta exposición, dijo ayer que no quedan manuscritos inéditos de don Julio. Curiosamente, sí quedan textos sin publicar de su tío Pío Baroja. El mismo contaba ayer las razones: «Primero quedaban unos manuscritos relativos a la Guerra Civil, pero mi hermano Julio prefirió no publicarlos en un primer momento. Luego lo hicimos cuando pasaron los años. Los lectores tienen derecho a exigir sus textos y nos reprochaban el silencio. Ya sólo queda publicar el libro Las miserias de la guerra, que saldrá en 2006 con un prólogo de Miguel Sánchez Ostiz. Y quedan fragmentos de textos sueltos, que acabarán publicándose para decir definitivamente que ya no queda nada, que hemos terminado con los inéditos».

Esperando a los alabarderos

Su hermano Pío recordaba ayer que a Julio Caro Baroja le entusiasmaba acercarse al Cuartel del Conde Duque, donde hoy se le rinde homenaje, para ver la salida de los alabarderos que después se dirigían al Palacio Real para hacer el cambio de guardia. «Era una escena muy bonita. Ibamos todos los chicos del barrio. El solía llegar agarrado de la mano de Ciro Bayo. Por eso me siento como en casa.Sin embargo, aquí no predominaba la cultura, como ahora, sino que había un olor terrible a estiércol, porque aquí se acumulaban 200 caballos. Era precioso verlos salir echando chispas en el empedrado de la calle con el roce de las herraduras. Ahora quiero imaginar que sigue vivo y que sueña con que salgan los alabarderos».

Pío Caro Baroja confesó que su hermano se hubiera quedado feliz y asombrado al ver reunido en una exposición el trabajo de toda su vida. «Estaría encantado, claro. Le hubiese gustado ver sus dibujos en los que plasmó ese mundo fantástico que tanto le divertía.Prácticamente se interesó por todo y eso se puede ver en sus libros. Escribió del Sahara y ahora los del Frente Polisario recurren a su trabajo para conocer su pueblo. Se introdujo en el mundo de los judíos, de los vascos, de los moriscos... Julio Caro Baroja se metió en los andurriales de la Historia de España a través de su gente y a través de los pueblos. Nada de monarquías ni de reyes».

El Mundo
© Pilar Ortega Bargueño
Madrid
03/12/2005

 

MÁS NOTICIAS

09/12/1983
Julio Caro presenta "la obra secreta de un señor de 69 años" en la exposición 'Documentación y algo de locura'

20/04/1993
Caro Baroja expone por primera vez los dibujos de su libro 'Mundos soñados'

03/12/2005
Viaje a la memoria de Julio Caro Baroja

 

 

 

© Copyfreedom 2008 In Memoriam JulioCaroBaroja.org